resulta que el que la “supuso” de forma teórica, es decir Higgs, la llamó “the goddam particle” (la maldita partícula) por lo difícil que era encontrarla. Cuando envió a publicar su tesis, el editor en un golpe de inspiración la llamó “the god particle” (la partícula de Dios).